Scott vs Allen: Un Ironman épico

scott vs allen v2

El mundo del deporte está plagado de excitantes retos y parejas que representan la pasión por el deporte y la competición. La rivalidad entre dos de los más grandes Ironman ha llenado multitud de páginas, ellos son David Scott y Mark Allen. Los grandes competidores no se conforman con acabar el primero, su meta es batir al mejor. Corría el año 1989 y los dos atletas llegaban a la prueba de Ironman Hawai sabiendo que eran los dos atletas de larga distancia más importantes, solo había una manera de decidir cuál era el mejor de ellos: batiéndose en uno de los duelos más recordados en la historia de este deporte, el Ironmán épico de aquel año 1989.

D. Scott había participado hasta siete veces, seis de las cuales se coronó como campeón. Cinco de las seis veces que D. Scott hubo ganado, M. Allen acabó segundo pisándole los talones, y es que Hawai era el fortín de Scott.

El duelo se demoró hasta 1989 ya que el año anterior Scott estaba fuera de la competición debido a una lesión y por otra parte Allen no pudo ni siquiera subir al podio, parece ser que necesitaba de su rival para sacar el máximo y dar el extra hasta la victoria. Al margen de su papel en aquella prueba, la duda de quién era el mejor hubiera quedado latente y sin respuesta hasta que ambos se hubieran enfrentado, como ocurrió en Kona (Hawai) en el 89.

Además de su calidad como deportistas, la rivalidad entre ambos trascendía de lo estrictamente deportivo. Tenían personalidades completamente opuestas, además, sus maneras de entender el deporte y la preparación también eran distintas, pertenecían a dos escuelas diferentes. Por un lado Scott era de la escuela del sufrimiento y el sacrificio. Tenía la firme convicción de que si entrenaba más que sus competidores el sacrificio le impulsaría a lo más alto, y por ello lo hacía siempre en solitario, para poder exprimirse al máximo. Por el contrario, la personalidad de Allen, era mucho más relajada, tomándose incluso un mes sabático si lo creía conveniente tras las pruebas, entrenando de manera estricta pero colectiva, su lema era “ves despacio para ir más rápido”.

Durante el año 89 Mark Allen iba en una trayectoria ascendente que le situaba como candidato favorito para la prueba de Hawai. En las carreras anteriores de aquel año Allen se alzó con la victoria en nueve ocasiones, y en dos de las citas Scott acabó segundo. A pesar de ello, Scott también consiguió establecer un nuevo record en Japón durante el mismo año y estuvo a punto de bajar de las ocho horas en el crono, hagan sus apuestas.

Durante la carrera ambos atletas estaban dispuestos a pulverizar todos los récords habidos y por haber, realizando un Ironman épico. En el agua apenas hubo diferencia entre Allen y Scott que se habían emparejado desde el principio. La carrera continuaba sobre la bicicleta con los dos competidores legendarios compartiendo la cabeza de carrera en solitario, midiendo sus fuerzas y empujando su rendimiento al máximo, prueba de ello es que llegaron a sacar una distancia de casi 5 km al resto de competidores. En el último tramo del maratón y con un público enfervorecido,  los dos atletas seguían emparejados hasta los últimos 3 km del maratón. Fue ahí donde Allen puso la directa y consiguió sacar 58 segundos a Scott en su paso por meta. La carrera por excelencia en la historia de las pruebas Ironman, aquella en la que Scott y Allen se midieron y consiguieron batir los récords anteriores que ostentaba el propio Scott. 1989 Fue la carrera que marcó el principio del dominio de Allen en Hawai que se extendería seis años hasta 1995.

0 Comentarios

Dejanos tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Paste your AdWords Remarketing code here