Recuperación

  • Manejar el estrés de la competición

    Por msanchez en 12/06/2015
    0
    0

    running

    Es muy posible que además de las expectativas que se pueden tener al afrontar la competición se unen otros elementos difíciles controlar, y que seguro más de un atleta independientemente de su nivel ha sentido en sus carnes. La competición y el entrenamiento implican viajes, cambios horarios y si somos estrictos con la dieta puede llegar a ser difícil mantenerla cuando acabas de llegar a un hotel en una ciudad desconocida.  La inversión en tiempo e ilusión que ponemos en las competiciones nos pueden apartar de otros intereses personales y nos distancian de nuestros seres queridos. Analizaremos basándonos en la experiencia de los deportistas algunos de estos aspectos y la mejor manera de afrontarlos. Porque la dureza de la competición empieza antes del pistoletazo de salida.

    Vida personal y competición

    Es fácil que el ritmo de competición y entrenamiento nos haga aparcar más de lo que queremos nuestras relaciones personales. La disciplina de entrenamiento y el calendario hace que nuestros esfuerzos y concentración se centren en la consecución de los objetivos. Pero, ¿qué pasa con los nuestros? Es importante mantener el contacto con los amigos y familiares que te apoyan en los momentos duros, y ese apoyo debe ser recíproco, no lo podemos olvidar. Siempre que se tenga oportunidad debemos devolver el cariño a aquellos que están con nosotros, estar fuerte mentalmente es clave, y para ello debemos conciliar lo mejor posible el deporte con nuestras relaciones personales.

    Indisposición

    Con tanto ajetreo y presión, a veces nuestro cuerpo dice basta. Si caemos enfermos y nos perdemos parte de la preparación o incluso una carrera por esta circunstancia no hay que obsesionarse. Es más, aprovecha para dormir y reconstituir tu cuerpo una vez vayas sintiendo mejora. Muchos deportistas desaconsejan volver al mismo ritmo de entrenamiento tras salir de una leve enfermedad o indisposición, ya sea una gripe o problemas gastrointestinales. Debemos reincorporarnos de manera exponencial para no forzar si tus niveles vitales están aún bajos.

    Los desplazamientos

    A determinada altura de la temporada tu cuerpo y mente también se cansarán de tanto traslado y ajetreo. Uno de los consejos para evitar jet lags o el desconcierto de llegar a un sitio desconocido, donde cambia el horario, el clima e incluso el terreno donde se desarrolla la competición, es llegar con unos días de antelación para minimizar el impacto y adaptarse poco a poco. Y bueno, si echas de menos tu cama y tienes sitio en la maleta, incluye en tu equipaje el topping Ironman Recovery con Celliant® y Thermic®.

    Dieta y nutrición

    Por supuesto que ya sabes que hay que dar a nuestro cuerpo el combustible necesario para no desfallecer e impulsarnos hasta la meta. La dieta de los deportistas no difiere mucho de las recomendaciones de los expertos para mantener una vida sana, un balance adecuado de calorías, carbohidratos vitaminas y proteínas nos dará lo que necesitamos. En cualquier caso, para manejar una variable tan importante como es la alimentación siempre es adecuado consultar con profesionales de confianza. Dependiendo de tus hábitos y personalidad quizá tengas un día en los que te puedas dar un capricho como recompensa a los esfuerzos realizados.

    Conexión / desconexión

    Cuando se acaba la competición se termina la tensión, concédete unos días de descanso hasta empezar a pensar en el próximo reto. Descansa adecuadamente y date unas buenas horas de sueño y rememora los mejores momentos de la carrera si quieres. Vuelve al calor del hogar y los tuyos y retoma aquellos hobbies que ocupan menos tiempo que tu afición por el deporte, como la lectura, el cine, la música, cualquier cosa que te ayude a encontrar el equilibrio para volver a conectar cuando se aproxima el próximo reto.

  • Jet lag: Evitar que afecte al rendimiento

    Por msanchez en 12/06/2015
    0
    0

    jet lag

    Los síntomas que se manifiestan en el Jet lag son normalmente más severos en viajes largos de este a oeste y viceversa. El hecho de atravesar los husos horarios altera el reloj biológico, al que le cuesta adaptarse a la nueva situación, por ello el tiempo que tardamos en adaptarnos a la hora local se hace difícil en ocasiones.

    Síntomas del Jet lag.

    El Jet lag se divide principalmente en dos grandes síntomas: Grandes dificultades para dormir durante la noche y una sensación de cansancio que merma nuestra capacidad de atención durante el día. A esto se suma que normalmente las condiciones en las que se duerme durante los vuelos de larga distancia no siempre es la más confortable. Otros de los síntomas claros de Jet lag son el decaimiento físico y fatiga, tanto física como mental. Pueden darse también dolores estomacales fruto del Jet Lag. En este sentido, afecta de manera muy negativa al deportista, pero también a la persona que va de vacaciones o asiste a un viaje por una reunión de negocios.

    Usa la luz a tu favor

    La causa principal de Jet lag viene determinada por la exposición a la luz ya que es la que realmente marca los tiempos a la hora de despertarse y dormir. Para poder dominar una variable tan importante como esta y poder evitar el Jet lag debemos exponernos a la misma cuando corresponda para poder adaptarnos de la mejor manera posible. Por ejemplo, el uso de antifaces para conseguir el sueño puede ayudar. Normalmente  este tipo de equipamiento se facilita por parte de la compañía aérea de manera gratuita en vuelos de larga distancia. Una vez lleguemos a nuestro destino, la exposición a la luz será o no recomendada en función de la hora a la que nuestro cuerpo está acostumbrado, es decir la hora de la que venimos.

    Durante el vuelo

    Lo que hagamos durante el vuelo repercutirá en la dureza con la que nos alcance el Jet lag. En este sentido, debemos mantenernos hidratados y reducir el consumo de alcohol y estimulantes.  Los dolores intestinales pueden evitarse comiendo en cantidades reducidas, pero con menos tiempo entre comidas. De esta manera evitaremos digestiones pesadas.

    Viajes Norte a Sur y Sur a Norte

    Al no atravesar husos horarios, el impacto del Jet lag en este tipo de trayectos no es tan grave comparado con los trayectos Este-Oeste u Oeste-Este. No obstante, el pasajero también puede sentirse fatigado fruto de las interrupciones del sueño que pueden darse durante el trayecto. La adaptación para nuestro cerebro será menos costosa y se podrá solucionar como mucho en un par de días. Los paseos o ejercicio físico moderado pueden levantarnos el humor y ponernos a tono para estar en buenas condiciones durante el viaje.

    Si viajas por deporte

    En el caso de viajar para asistir a una competición, hemos de tener en cuenta la adaptación y los posibles síntomas de Jet lag. Por ello, lo más recomendable es poder desplazarse unos días antes para poder adaptarse al horario local y otros factores como podrían ser el clima, la altura y la dieta local. Si tienes espacio en tu maleta y duermes sobre el colchón Ironman Recovery T24.7, haz sitio en tu maleta para poder llevarte el topping contigo. Dormirás como en casa y podrás aprovechar los beneficios de sus materiales Celliant® y Thermic®.

  • Entrenamiento y competición: Lo que debes y no debes hacer

    Por msanchez en 15/04/2015
    0
    0

    long distance runner 02

    Todo el mundo empieza corriendo por mantenerse en forma o por afición, pero a medida que vamos progresando y si llevamos una disciplina de entrenamiento rigurosa la mejoría nos animará a participar en competiciones para poner a prueba nuestros límites.  Con el fin de optimizar nuestras fuerzas, es necesario conocer algunas claves que nos ayudaran a depurar la técnica y obtener mejores resultados. A continuación lo que debemos y no debemos hacer para mejorar nuestro rendimiento.

    Lo que se debe hacer

    Cree en tus posibilidades y tu plan de entrenamiento. Si estás preparándote y entrenando duro, no decaigas por subir los tiempos en algún momento, que nada te pare en la consecución de tus objetivos sean cuales sean.

    Prepárate para posibles improvistos durante la carrera. Por muy estricta que haya sido tu preparación es muy común que durante la prueba suceda algo que no esperabas. Tener siempre en mente esta posibilidad te ayudará a seguir adelante y no desfallecer, sino buscar soluciones que te permitan seguir adelante.

    En caso de enfrentarte a una prueba de larga distancia, asegúrate de tener suficiente aporte calórico antes de llegar a la línea de salida. Para aquellos que están más acostumbrados a distancias cortas o medias, quizá estén acostumbrados a llenar menos el depósito, pero es algo indispensable para la larga distancia.

    Haz un buen uso de los suplementos vitamínicos y vigila la alimentación. Intentar afinar y elegir una alimentación adecuada nos llevará a conseguir mejores resultados, alimentos fáciles de digerir y de calidad, una provisión adecuada de elementos energéticos puede rescatarte en el momento en que más lo necesites durante la carrera.

    Seguir un plan de entrenamiento matutino si es posible. El entrenamiento por las mañanas junto con una frecuencia diaria es la mejor manera de entrenar, el paso de las horas y el trabajo nos van desgastando física y mentalmente afectando al rendimiento.

    Como parte del entrenamiento, procura descansar y dormir un número de horas adecuado. En caso de tener algún tipo de dificultad a la hora de dormir, intenta llevar unas pautas de sueño regulares y verás que te será mucho más fácil. Evita la luz (artificial o natural) y deja el teléfono o Tablet fuera de la habitación para evitar tentaciones. Si te levantas con dolores revisa el estado de tu colchón.

    Sobre todo, piensa en la gran recompensa que supone alcanzar los objetivos marcados antes de la carrera y la satisfacción de cruzar la línea de meta sea cual sea tu posición.

    Lo que no se debe hacer

    Exceso de preocupación. Si nuestras metas y expectativas han sido adecuadas al entrenamiento, solo debes correr como has estado haciendo hasta ahora. En el día de competición el miedo escénico o la falta de confianza son malos consejeros. Piensa que se trata de la misma actividad que llevas a cabo a diario y todo seguirá su curso hasta la meta.

    No es recomendable fijarse en los demás en exceso. El compararse al resto puede desembocar en pensamientos obsesivos, está bien querer superarse a uno mismo, ahora bien, si nos empezamos a fijar en los que van a nuestro lado siempre nos encontraremos con alguien que lleva una preparación diferente, que corra más rápido o que tenga una amplia experiencia en competición, así que no merece la pena.

    En la línea anterior, tampoco es recomendable sobre informarse en cuanto al recorrido y la carrera. Es muy fácil caer en la obsesión si vamos centrándonos cada vez en detalles menos importantes. Recuerda que solo se trata de una carrera, es bueno disponer de información pero intenta también vivir la vida y desconectar de vez en cuando.

    Recuerda que al margen de la condición física y el entrenamiento la fuerza mental es la que finalmente nos empuja a llegar un más allá y nos empuja. Intenta llegar con la fuerza lo más equilibrada posible en cuanto a cabeza y corazón. Ánimo y a por todas.

  • Entrenamiento progresivo para afrontar el reto

    Por msanchez en 31/03/2015
    0
    0

    OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    Para el principiante o el deportista aficionado puede parecer un reto abismal el llegar a competir en una prueba IRONMAN, no digamos ya terminarla dignamente. No obstante, la mente es el músculo más poderos del cuerpo humano, con voluntad, disciplina y entrenamiento todo es posible. No obstante, no es tan fácil como apuntarse y acudir al evento. Lo más correcto es empezar por distancias más cortas, empezando por ejemplo con las denominadas distancias de sprint: 750 metros a nado, 20 km bicicleta y 5 km de carrera, lo cual no es para nada un mal comienzo. El próximo paso, solo si estás dispuesto son las distancias olímpicas que se componen de: 1.5 km a nado, 40 km bicicleta y 10 km de carrera. Si aún te quedan fuerzas y consigues dominar la distancia olímpica ya casi estas en condiciones de afrontar lo que sería un IRONMAN 70.3, lo que significa 2 km nado, 90 km bicicleta y 21.1 km de carrera. Dicho así, las cifras significan poco. Pero el recorrido hasta llegar a la cumbre y convertirse en IRONMAN Finisher es largo y supone un reto lleno de sacrificios.

    Entrenamiento, entrenamiento y entrenamiento.

    Lo más importante es adecuar nuestra condición física cuando nos embarcamos en este tipo de proyectos. Cuando decimos que el entrenamiento es una condición indispensable para poder afrontar el reto, nos referimos al significado más amplio de la palabra. No basta con tener una rutina y perfeccionar nuestra técnica. Forman parte también del entrenamiento la condición mental, tener claros nuestros objetivos y la dirección en la que estamos trabajando para conseguirlos. Por otra parte, no debemos bajar la guardia ni cuando estamos durmiendo. La calidad del sueño es crucial para mantener despejada la mente y acondicionar el cuerpo, cualquier ayuda para conseguir arrancar unas décimas al cronómetro es importante. La superficie de descanso T24.7 con tecnología Celliant y Thermix será el mejor aliado para sacar el máximo partido a tu descanso. Ya puedes empezar a entrenar tu descanso.

    Carreras cortas ideales para principiantes.

    Allá donde se celebran las pruebas del tour IRONMAN, durante el fin de semana se celebran pruebas menores pero que en esencia contribuyen al ambiente y el júbilo de IRONMAN.

    Para ellas, IRONGIRL

    En las pruebas IRONGIRL se dan cita mujeres de cualquier edad y condición física. Se trata del evento deportivo femenino más grande, diseñado por mujeres y dedicado a mujeres. Diferentes opciones y pruebas que se adaptan a las condiciones de cada deportista para descubrir sus límites y evolucionar hacia nuevas metas. Desde distancias de sprint hasta triathlon, pasando por duathlon.

    Pruebas 5i50

    Son varios los países que albergan estas series mundiales: South Africa, Australia, Austria, Suiza entre otros. Son básicamente las pruebas que se realizan con distancias olímpicas como mencionamos anteriormente.

    De modo que ya sabes cómo puedes prepararte si tu meta es llegar a competir en una prueba Ironman. Entrena de menos a más, marca tus metas y no te olvides de la importancia del descanso.

  • Entrena tu recuperación y descanso

    Por msanchez en 27/03/2015
    0
    0

    bebidas

    El descanso y la recuperación son elementos claves a la hora de lograr el máximo rendimiento deportivo. Estos procesos también necesitan una planificación y constancia. Muchos deportistas caen en el error de poner todo su esfuerzo y disciplina en las horas de entrenamiento y competición olvidándose de la importancia de estos dos elementos. Como deportista profesional o amateur, es importante conocer que existe diferencia entre recuperación y descanso.

    Descanso

    El descanso es simplemente el tiempo que pasamos fuera del tiempo de entrenamiento, incluyendo también el periodo del sueño. Es importante manejar la enorme cantidad de tiempo que tenemos entre entrenamiento y competición. El sueño de calidad es crucial para descansar mente y cuerpo, de ello depende en gran medida la concentración.

    Recuperación

    La recuperación se centra en las acciones o técnicas empleadas para ayudar a los tejidos musculares a recuperarse. Más allá de eso, dentro de un programa de entrenamiento la recuperación también pone la lupa en reponer energías y manejar el estrés, consiguiendo un estado mental  favorable para afrontar nuevos retos y conseguir las metas planteadas. Mientras que los tejidos musculares dependen del flujo sanguíneo para su recuperación, los tendones y articulaciones reciben la oxigenación reciben el flujo sanguíneo de manera menos directa, por lo que suelen tardar más en recuperarse, además de ser mayor el impacto recibido en la mayoría de disciplinas.

    Aspectos destacables en descanso y recuperación:

    Dormir adecuadamente

    Un sueño de calidad es crucial para una correcta recuperación. Pero, ¿cómo conseguir un sueño de calidad? Son varias las recomendaciones que se pueden hacer en ese sentido. Por un lado la cantidad. Se recomienda para personas de mediana edad y que practican deporte con regularidad una media de 7’5 a 9 horas de sueño. En este caso cantidad y calidad han de ir de la mano, pero si necesitas una ayuda extra para conciliar el sueño, apunta que es importante no irse a dormir justo después de un gran esfuerzo físico, hemos de dejar pasar un tiempo prudencial. Del mismo modo, intentaremos evitar lo máximo posible la exposición a luz artificial, o como mínimo usar lámparas de colores cálidos que no iluminen la estancia en su totalidad.

    Mantener niveles de hidratación.

    Si bien las bebidas energéticas cumplen una labor importante de hidratación antes, durante y tras la sesión, en ningún caso debemos prescindir del elemento clave de la hidratación: El agua. Atención al indicador de hidratación por excelencia, la orina. Cuanto más intenso sea el color de la orina mayor será la deshidratación.

    Estiramientos

    Los estiramientos antes y después de la sesión ayudarán a minimizar la aparición de las temidas agujetas tras el entrenamiento o la competición. Puede que sea la parte menos divertida para algunos, pero no deja de ser uno de los elementos a tener en cuenta para la recuperación deportiva. Una buena forma de evitar lesiones es también incorporar movimientos de calentamiento a las articulaciones como por ejemplo tobillos, muñecas, rodilla y cuello.

    Nutrición y dietas

    Conviene no obsesionarse con la dieta. No obstante, es muy cierto que de una alimentación de calidad y equilibrada también depende el rendimiento y la recuperación. Hoy en día existen multitud de dietas y posiblemente hayan muchas que presenten unos buenos índices de eficacia, pero también es cierto que cada persona es un mundo y lo que puede ser fácil de procesar para el cuerpo de unos no lo sea tanto para otros. En general eliminar en la medida de lo posible las grasas saturadas y alimentos procesados puede ser un gran paso hacia una dieta más equilibrada. Bien es cierto que en la sociedad en la que vivimos se hace cada vez más difícil evadirnos y seguir una dieta estricta, ya que cualquier evento social o salir una noche a cenar nos expone a muchos alimentos no recomendados.

    Corregir la postura

    Dependiendo del trabajo desempeñado diariamente, es muy probable que pasemos varias horas en una postura inadecuada. Ya sea sentado o de pie es importante mantener una postura en la que la columna vertebral quede correctamente alineada, evitaremos dolores de cuello, lumbares y cervicales. En el caso de pasar muchas horas sentado es importante conseguir un asiento que proporcione un soporte lo más ergonómico posible y si es necesario hacer uso de cojines para corregir la postura. En el caso de pasar muchas horas de pie un calzado adecuado siempre ayuda, evitemos apoyarnos o dejar caer nuestro peso en un punto de apoyo por largo tiempo.

    Ahora que ya conoces la importancia del descanso y la recuperación deportiva, es el momento de que dar un paso más allá y comiences a entrenar tu descanso con el colchón T24.7 Ironman Recovery.

  • ¿Cuánto es recomendable dormir?

    Por msanchez en 27/02/2015
    0
    0

    Family sleeping with alarm clock

    Siempre te dicen que hay que dormir, por lo menos, ocho horas. ¿Pero sabes a qué edad es conveniente? ¿Cuánto es recomendable que descanse un bebé? ¿Las personas mayores duermen más o menos? El instituto de investigación estadounidense National Sleep Foundation con sede en Arlington (Virginia), ha publicado un estudio en el que realiza recomendaciones generales en función de cada edad.

     

    Establece los siguientes consejos:

    • Recién nacidos (0-3 meses): lo ideal es que duerman entre 14 y 17 horas. No es recomendable que sobrepasen las 18 horas de sueño.
    • Bebés (3-11meses): entre 11 y 15 horas es lo adecuado, pero nunca más de 16-18 horas.
    • Niños pequeños (1-2 años): es importante que su descanso llegue al menos a las 9 horas y no supere las 10 o 16. El intervalo más acertado es entre 11 y 14 horas.
    • Niños de edad preescolar (3-5 años): Los expertos consideran que menos de 7 y más de 12 no es aconsejable. Entre 10 y 13 horas sería lo adecuado.
    • Niños en edad escolar (6-13 años): lo más oportuno es entre 9 y 11 horas.
    • Adolescentes (14-17 horas): el rango de sueño aumentó en una hora. Antes el intervalo apto se encontraba entre 8’5 y 9’5 horas. El estudio estableció que hasta 10’5 es un tiempo bueno de descanso.
    • Adulos más jóvenes (18-25 años): no menos de 6 horas ni más de 11.
    • Adultos (26-64): es la edad en la que menos se cumplen lo considerado como óptimo. Dormir entre 7 y 9 horas es lo idóneo.
    • Adultos mayores (más de 65 años): a partir de los 65 el intervalo disminuye en una hora. 7 u 8 se consideran suficiente.

     

    Contar con elementos clave como mantener un horario, hacer ejercicio físico, llevar una buena alimentación y, por supuesto, contar con un equipo de descanso que te ayude a una rápida conciliación del sueño y a reducir el índice de despertares nocturnos, conseguirán que aproveches y  cumplas las horas recomendadas para poder rendir al 100% en tu día a día.

  • De la cuna a la cama, el primer reto de nuestro pequeño deportista

    Por msanchez en 27/02/2015
    0
    0

    Ironman_Cuna cama 27.02

    Cuando llega el momento de “hacerse mayor”, hay que cambiar muchos hábitos, costumbres y objetos de la vida diaria de los niños. Uno de los más importantes es el colchón. Adaptar este proceso de cambio en base a sus necesidades y desarrollo, no siempre es fácil, hay que cuidar mucho el paso a una nueva etapa de su vida.

     

    No hay una edad certera para pasar de la cuna a la cama, pero se recomienda que lo hagan entre el año y medio y los dos años. Todos son un buen momento siempre que no sea de forma brusca. Hay que llevar a cabo esta transición de la manera más suave y reduciendo el impacto en la medida de lo posible. Existen muchos indicadores que plantean esta necesidad. Una mayor actividad, ponerse de pie encima de la cuna e incluso salirse de ella son señales del cambio. Hemos de animar al niño a asumirlos con naturalidad y hacerle partícipe de todas las fases. La elección de un colchón específico y que se adapte a las distintas etapas de crecimiento, escoger las cabeceras pensadas para que se sienta seguro, dejar que aporte sus puntos de vista y escoja sus sábanas favoritas o colocar el nuevo somier en el mismo lugar que la cuna, son buenas estrategias para que colabore y se entusiasme por su nuevo rol de “niño grande”.

     

    En el caso de la llegada de un hermanito es recomendable que la transición comience unos meses antes de su nacimiento y si es después, alentar su responsabilidad de hermano mayor.

     

    Los niños necesitan dormir más horas que un adulto y hay que facilitarles que puedan hacerlo de la mejor forma posible. Un buen equipo de descanso es la herramienta esencial para ayudarlos a crecer mientras duerme.

  • La almohada, tu mejor aliada en el descanso.

    Por msanchez en 16/02/2015
    0
    0

    almohada_ironmanv2

    La primera norma para un buen descanso es que la almohada se ajuste a nuestro físico. Según aconseja el jefe de servicio de Traumatología del Hospital Sonsoles de Ávila, José Ignacio Normand “la complexión física o la postura preferida para dormir determinan qué tipo de almohada es la más adecuada para cada persona” y añade que se trata de que al acostarnos la columna vertebral quede alineada. La dureza y el material con el que esté fabricada también tienen relevancia a la hora de un buen descanso. Aquí te dejamos la opción más recomendable según tu postura al dormir.

     

    • Boca a bajo: es recomendable una almohada de poca altura blanda y fina, con la que al reposar la cabeza esta quede alineada con el cuerpo, como si estuviéramos de pie.
    • Boca arriba: Es la mejor postura para dormir, ya que la columna se encuentra totalmente recta. Una almohada de firmeza y grosor intermedio es la más conveniente.
    • De lado: La más oportuna es una muy alta y de firmeza alta que nos ayude a no forzar el cuello; una demasiado blanda hará que el cuello caiga provocando su desalineación.

     

    Es muy importante recordar que la vida de una almohada suele ser de dos o tres años, dependiendo del uso y el número de lavados. A partir de ese momento empieza a perder sus características iniciales, lo que va a afectar negativamente a nuestro buen descanso. Una pregunta muy frecuente en cuanto a este tema y entre los padres es cuándo pueden comenzar a utilizar los niños almohada. Pueden empezar a usarla a partir del año y debe ser pequeña y mullida, ergonómicas y totalmente adaptables al bebe además de estar hecha por materiales hipoalergénicos.

     

    Esta claro que la almohada es un elemento fundamental en nuestro equipo de descanso. Comprar una adecuada y de calidad supone una inversión a largo plazo, tanto en durabilidad como en salud.

  • Gánale la batalla al insomnio

    Por msanchez en 16/02/2015
    0
    0

    insomnio_ironman_16_02

    El insomnio no es simplemente no dormir bien, supone entre otras molestias la dificultad para conciliar el sueño, no descansar toda la noche del tirón o despertarse temprano de madrugada. Según los estudios, es un problema muy común en la sociedad, y así lo asegura la especialista en neurología clínica de la Unidad del Sueño IMED de Elche Laura Medrano, ya que “del 90 al 95% de la población adulta ha padecido insomnio alguna vez en su vida”. Saber qué nos impide dormir es una de las claves para poder tratar este trastorno.

    Es importante eliminar de raíz el problema y no acostumbrarnos a esta situación. Quizá está más cerca de nuestra mano el poder solucionarlo. No debemos ser reacios a buscar ayuda profesional siempre que se precise ya que el descanso es salud. Apagar la vibración del móvil, no dormir con la televisión encendida, restringir el acceso de nuestra mascota al dormitorio por las noches, evitar las cenas abundantes, los ejercicios intensos cerca de la hora de acostarse y sobre todo, disponer de un buen equipo de descanso que te aporte una sensación de confort natural para una máxima recuperación, son algunas de las recomendaciones que dan los expertos para prevenir y combatir el insomnio.

    Los problemas de salud también pueden provocar la falta grave de sueño. Lo más común son las enfermedades respiratorias como las apneas, debido a las cuales el descenso de los niveles de oxígeno en nuestro cuerpo provoca la interrupción del sueño. En cuanto a la depresión, para los especialistas es difícil identificar cuál de los dos problemas aparece primero. El mismo insomnio puede provocar problemas psicológicos como la depresión, sin embargo también puede ser un problema que surge a raíz de la misma. Por otro lado, la ansiedad y las preocupaciones del día a día pueden venir acompañadas de muchas noches en vela. Es importante conocer tus límites, evitar la sobrecarga de trabajo y el llevarte las preocupaciones a casa.

    No dejes que el día a día, los malos hábitos o no disponer de un buen colchón te impidan disfrutar de un profundo y placentero sueño.

  • Dormir en el espacio

    Por msanchez en 16/02/2015
    0
    0

    ironman_dormir en el#21FC56

    Después de un largo día en el espacio o de maniobras en la Estación Internacional Espacial (ISS), no hay nada como un buen descanso. Pero dormir a 431 kilómetros de la orbita terrestre es ligeramente distinto.

     

    En la ISS la mayoría de los astronautas disponen de un pequeño camarote propio donde poder descansar. La sección norteamericana está formada por cabinas privadas e insonorizadas donde los tripulantes pueden escuchar música, utilizar su ordenador portátil y guardar sus efectos personales en un gran cajón o dentro de redes fijadas a las paredes. Los habitáculos también disponen de una lámpara de lectura, un estante y un escritorio. Son un espacio personal en el que pueden tener sus cosas y encontrar tranquilidad. Es importante dentro de la nave que estas zonas estén bien ventiladas. De no ser así, los astronautas podrían despertar privados de oxígeno y sofocados.

     

    Cada 24 horas hay 16 crepúsculos en la ISS, por lo que no es fácil saber cuando llega la hora de dormir. Los astronautas trabajan siguiendo un horario diario y estricto. Una investigación publicada en el The Lancet Neurology, revela que de media los astronautas apenas duermen seis horas, a pesar de que el tiempo establecido por la NASA para el descanso es de ocho horas y media. “El déficit de sueño es algo generalizado entre los tripulantes”, Asegura Laura Barguer, doctora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. La fatiga acumulada por un mal descanso continuado, sostienen los científicos, puede acarrear consecuencias más graves cuando en el futuro se realicen viajes de larga distancia con destinos como Marte. De ahí la importancia que también tiene, por supuesto, una buena recuperación en el espacio. Algunas de las técnicas que recomiendan son la utilización de máscaras para dormir, bajar la persiana para impedir que el sol entre y tener un momento de relajación previo. Para despertar la tripulación utiliza un despertador o música emitida por el control de emisión desde la Tierra.

     

    La emoción por el viaje, la tensión de las tareas a realizar, la suma del ambiente de ingravidez y la desestabilización biológica dificultan mucho dormir adecuadamente en una misión espacial. Pero pese a todas las dificultades, las técnicas que favorecen el descanso son las mismas que en tierra firme. Unos buenos hábitos para conciliar el sueño y un buen equipo de descanso, son esenciales tanto aquí como en el espacio exterior.

Paste your AdWords Remarketing code here