Hidratación, elemento fundamental de un deportista

ironman_hidratacion

“Actualmente, los deportistas estamos muy concienciados de los efectos negativos que tiene la deshidratación y la pérdida de electrolitos en el rendimiento, por el sudor, durante la práctica del deporte. Esto hay que prevenirlo especialmente a temperaturas elevadas y en prácticas de larga duración (más de 60 minutos).” (Carles Rosés Pol de la web Triatletas en red del diario SPORT.)

 

Hay distintos grados de deshidratacirdida elevada de sodio se conoce como hipnatremia la obtencin prctos negat ivos que tiene la deshidrataciñpos y vcelocidades difón, pero se considera grave cuando se pierde  más del 5% del peso corporal. Esto tiene consecuencias en el rendimiento deportivo ya que afecta a la obtención de energía aeróbica por el músculo, impide el trasporte lejos de este del ácido láctico y disminuye la fuerza.

 

La pérdida elevada de sodio a través del sudor se conoce como hiponatremia y puede ser provocada, también, por una hidratación excesiva.  Lo más común es que ocurra en deportistas poco entrenados que necesitan  mucho tiempo para terminar una competición. Suelen beber más de lo necesario debido a la sensación elevada de calor y el largo tiempo que requieren para terminar. La ingesta de agua en exceso también nos puede deshidratar. Esta disminución de sales del organismo entre deportistas, en condiciones parecidas de esfuerzo, puede variar muchísimo. Dos jugadores de futbol en el mismo partido, pueden perder desde 2g el que menos a 10g el que más.

 

En función de la proporción de líquidos perdidos se pueden producir varias alteraciones:

 

  • Pérdida del 2%: descenso de la capacidad termorreguladora
  • Pérdida del 3%: disminución de la resistencia al ejercicio, calambres, mareos, aumento del riesgo de sufrir lipotimias e incremento de la temperatura corporal hasta 38 grados.
  • Pérdidas del 4-6%: disminución de la fuerza muscular, contracturas, cefaleas y aumento de la temperatura corporal hasta 39 grados.
  • Pérdida del 7-8%: contracturas graves, agotamiento, parestesias, posible fallo orgánico y golpe de calor.
  • Pérdida mayor del 10%: comporta un riesgo vital.

 

Hay casos en los que no es necesario una hidratación excesiva. Normalmente es cuando realizamos ejercicios que no exceden los 60 minutos o una sesión de natación de hasta 90 minutos ya que los niveles de sudor en una piscina son mínimos.

Es muy importante saber que la expulsión de líquido interno es necesaria para producir un enfriamiento de la piel mediante la evaporación del sudor. Aproximadamente el 80% de la energía producida para la contracción muscular se libera en forma de calor en el organismo y debe eliminarse rápidamente para  no provocar un aumento de la temperatura corporal. Hidratarse forma parte de un buen entrenamiento. Estudiar nuestro tipo de entrenamiento y consultar con expertos una buena hidratación adaptada es importante para alcanzar nuestras metas de la mejor manera posible.

0 Comentarios

Dejanos tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Paste your AdWords Remarketing code here